¿Qué es un videoportero?

Sep 9, 2021

A la hora de optimizar la instalación de tu vivienda unifamiliar, tu negocio o tu comunidad de vecinos, con frecuencia se plantea la posible instalación de sistemas de vigilancia y acceso. Es entonces cuando pueden surgirte las siguientes preguntas: qué es un videoportero, cómo funciona, cuáles son sus partes y qué beneficios tiene su instalación.

Razones de seguridad, comodidad y de gestión de accesos han propiciado el incremento del número de instalaciones de porteros automáticos para comunidades y para otras instalaciones de distinta naturaleza. De hecho, estos dispositivos usan cámaras de seguridad para recoger las imágenes de las personas que entran y salen de un determinado espacio. Dichas imágenes pueden verse en un monitor interior. Así, cuando pulsan el botón de llamada, se inicia la conexión y puedes ver a la persona que llama y hablar con ella.

Además, con los sistemas de este tipo, puedes desbloquear a distancia la puerta de entrada, de forma que te ahorras desplazamientos o te evitas la necesidad de contratar a una persona que realice las funciones de portero.

Los dispositivos más avanzados incluyen aplicaciones que pueden usarse con una conexión a Internet y desde teléfonos móviles. El material que se graba se almacena en la nube y todo el sistema se puede usar desde cualquier lugar.

Partes que componen un videoportero

Las partes de un videoportero dependen de la generación a la que pertenezca. Es decir, los más antiguos tienen unas, mientras que los posteriores difieren un poco y van incorporando mejoras.

Así, como norma general, los tres tipos cuentan con elementos en la calle y en la vivienda. Entre ellos está la placa en el exterior, a la que se unen el sistema para abrir la puerta y un monitor para el interior.

La placa en la zona externa es un panel que se coloca junto a la puerta de entrada. En ella se encuentran los botones para realizar la llamada a una ubicación interior. También hay una cámara que capta la imagen y la lleva al interior con la suficiente resolución y claridad, independientemente de las condiciones de luminosidad que haya en el exterior.

De igual forma, un micrófono recoge el audio que se produce, ya sea de voz o cualquier otro sonido. Del lado contrario, un altavoz transmite el sonido desde el interior a la zona externa. A todo ello, se une un pulsador en la zona interior, que se usa para desbloquear a distancia la puerta de acceso a la instalación.

Además de estos componentes básicos, el funcionamiento de este dispositivo se basa en sistemas electrónicos autónomos de interfono y eléctricos, que hacen posible la comunicación audiovisual entre puntos distantes.

De esta manera, quienes están en el interior ven a los que se encuentran en el exterior y pueden identificarlos, hablar con ellos y abrirles la puerta de forma remota, si así lo consideran. Hay varios tipos, dependiendo de la tecnología que usan y sus características.

que es un videoportero
Gracias a los videoporteros te ahorras desplazamientos. Imagen de Freepik.

Analógicos

Son los convencionales, que funcionan con un sencillo mecanismo electrónico. Incorporan señal de audio y de vídeo, que es posible gracias un cuadro de cables repartidos por toda la instalación y una conexión de llamada en cada punto de recepción, ya sea un domicilio, unas oficinas o cualquier otra ubicación.

Puedes verlos instalados en numerosos edificios, que se actualizaron con la segunda generación de porteros automáticos. La primera solo usaba sonido y era aún más sencilla, pero no incorporaba la posibilidad de visualizar a la persona que realizaba la llamada desde el exterior.

Digitales

Utilizan la tecnología digital, lo que incrementa la calidad del audio y del vídeo que se transmite. El campo de visión de la cámara es más amplio que en los modelos de analógicos y la resolución de las imágenes es mejor. Esto supone importantes mejoras de cara a la identificación de las personas que acceden a la edificación o salen de ella.

La instalación es más sencilla incluso que la de los modelos anteriores. Solo requiere dos hilos, lo que supone un considerable ahorro en mano de obra para su puesta en funcionamiento y también en material. No obstante, si dispones de una instalación analógica, el proceso para actualizarla y convertirla en digital es fácil. Se pueden usar los cables que ya existen y la tecnología digital permite desarrollar funciones más avanzadas, como la conexión con sistemas domóticos.

videoporteros digitales
En los videoporteros digitales el campo de visión de la cámara es más amplio. Imagen de Freepik.

Inalámbricos

El portero inalámbrico es el de última generación. Incorpora conexión a Internet a través de IP o de redes wifi. Por lo tanto, sus funcionalidades son mucho mayores que los modelos anteriores y puedes conectarte a ellos desde cualquier lugar del planeta.

Por lo tanto, un portero automático inalámbrico es un sistema de comunicación y de control de accesos inteligente. Esto supone la incorporación de registros y recopilación de datos, de formas de detección de amenazas de seguridad y también automatización de determinados procesos.

¿Cómo funciona un videoportero?

Como has podido comprobar, el funcionamiento es sencillo. Un intercomunicador, que incluye imagen y sonido, conecta una zona exterior con una interior de una instalación. Puede colocarse en todo tipo de espacios, ya sea una casa particular, un bloque de viviendas, uno de oficinas, una red de edificios distantes unos de otros o, por ejemplo, un extenso complejo industrial con distintas áreas.

Las nuevas tecnologías que usan Internet y dispositivos inteligentes han permitido ampliar las funcionalidades de estos aparatos, de forma que se pueden usar con más precisión y desde cualquier lugar. Se pueden activar de manera remota y no es necesario encontrarse en la ubicación a la que se va a dar acceso.

Ahora puedes usar un ordenador o un teléfono móvil para permitir y controlar el acceso a un edificio que se encuentra en una ciudad, aunque tú te encuentres en el lado opuesto del mundo. De igual manera, se puede integrar con un circuito cerrado de televisión (CCTV), lo que posibilita un control al 100 % del tránsito de personas que se produce en un determinado espacio.

Ahora que ya sabes qué es un videoportero y todo lo que implica su instalación, quizá tengas mucho más claro si quieres instalar uno para mejorar la seguridad y las prestaciones de tu edificio. En JRM Fuerteventura estaremos encantados de ayudarte en la instalación de tu videoportero.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contáctanos y empecemos a trabajar juntos.

Visítanos

Calle La Apañada, Nº4
35600 El Matorral.
Fuerteventura

Escríbenos